En un mercado altamente competitivo, donde el Cliente asume un rol cada vez más central, la oficina de ventas abarca una posición determinante y estratégica en la gestión de la compra, además de ser un elemento dirigido a reforzar la imagen de la Marca para apoyar la fidelidad y la satisfacción del Cliente Final.